HOTELERIA | 10/05/2013

Hoteles.com presenta hoteles con las historias más terroríficas del mundo

Compartir |


Gran Hotel Viena
Hoteles.com presenta hoteles con las historias más terroríficas del mundo
El turismo oscuro es una tendencia que está creciendo a grandes pasos a nivel global. Esta modalidad –que se basa en recorrer y visitar lugares donde sucedieron hechos misteriosos y atemorizantes– reúne  cada vez más fanáticos. Y hasta la propia Buenos Aires ya cuenta con tours especialmente diseñados para satisfacer los deseos de los amantes del terror.

Para todos ellos, Hoteles.com, el portal líder en reservas hoteleras online, hace un repaso por los hoteles más escalofriantes del mundo.

La localidad de Miramar-Córdoba, aledaña a la laguna Mar Chiquita, fue visitada hace un tiempo por los productores del programa estadounidense Ghost Hunter International, quienes descubrieron que el Gran Hotel Viena detectaba la mayor actividad paranormal de Latinoamérica.

Este hotel, cuya estructura se asemeja a la de un hospital, tiene muchas historias para contar. Mujeres mirando por la ventana de la habitación 106, sonidos de fuertes golpes, una persona de seguridad del hotel que falleció hace varios años de forma extraña, así como una niña corriendo por los pasillos, son sólo algunas de las historias de las que se jacta el hotel. Las visitas guiadas nocturnas al Viena son un imán para los turistas fanáticos de la actividad paranormal. Desde Hoteles.com te recomendamos sumarte a alguna de estas visitas y para ello nada mejor que tener una experiencia distinta pero disfrutar de un hotel sin fantasmas. Zoom Apartments se convierte en una excelente opción, ubicado en Córdoba capital, a tan sólo dos horas de Miramar.

Colombia, además de sus paradisíacas playas y hermosas vistas panorámicas, también presenta historias para quienes estén intrigados en conocer el terror que existe a pocos kilómetros de Bogotá. El Hotel El Refugio del Salto, en la localidad de Soacha, funcionó en los años 20 como hospedaje de lujo. Hoy ha sido convertido en museo. Queda ubicado en el Salto de Tequendama, una cascada natural de Colombia con una altura de 157 metros sobre un abismo rocoso, el cual se ha convertido en el sitio al que muchos han llegado para acabar con sus vidas, situación que da lugar a cientos de historias de fantasmas y almas en pena que suelen rondar el hotel. Expertos en fenómenos paranormales y algunos cuidadores de la edificación, afirman que en el Refugio del Salto es normal que se presenten eventos sobrenaturales: hay apariciones, se escuchan gritos desgarradores y la atmósfera en el lugar es densa para quienes lo visitan por primera vez, todo un hotel de espanto. Quienes visiten Bogotá y no quieran perderse la oportunidad de experimentar una vivencia distinta, pueden reservar su estadía en el Lancaster House y visitar luego los pasillos cargados de historias del Hotel El Refugio del Salto.

Para aquellos que quieran dar un paso más y se animen a convivir con fantasmas, en el Stanley Hotel –ubicado en Colorado–, Estados Unidos, se ofrece esta oportunidad única. Lo particular del clima de terror que alberga el hotel es que, en la habitación 217, Stephen Edwin King escribió su famosa novela "El resplandor". Algunos dicen que el escritor basó su libro en vivencias personales en dicho hotel. En 1911 por ejemplo, el ama de llaves Elizabeth Wilson murió a causa de una explosión de gas. Después de su muerte, en 1950, los clientes comenzaron a ver su fantasma. Hoy en día, en la habitación 217 la puerta se abre y se cierra periódicamente, se pueden oír pasos y aullidos. Además, se aparecen fantasmas de niños que juegan, ríen y gritan por la noche. Aquí usted, además de alojarse en el fantasmagórico hotel, puede hablar con un experto  e investigador de lo paranormal y dar un paseo con él por la ciudad en busca de fantasmas.

Para quienes prefieran convivir con un fantasma que recorre los pasillos llorando sus penas de amor, no pueden dejar de visitar Selsdon Park Hotel & Golf Club. Varios testimonios de turistas cuentan que vieron pasar por sus pasillos a una mujer de gris que atraviesa las gruesas paredes. La leyenda cuenta que este espíritu pertenece a una criada que tenía un romance con el joven hijo del dueño del hotel. Cuando ella quedó embarazada él la abandonó y entró en una terrible depresión, terminando con su vida al saltar por una de las ventanas de este lujoso hotel.