DESTINO | 21/12/2020

Algunas razones para visitar La Rioja este verano

En pocos días millones de argentinos saldrán de vacaciones. Si lo que buscan es un destino que ofrezca espacios naturales abiertos, la posibilidad de hacer actividades recreativas al aire libre, La Rioja ofrece esto y mucho más. 



Aquí, algunas razones por las cuales debería tener a esta bella provincia entre las opciones para tomarse un descanso.  

1. Actividades nocturnas y turismo astronómico: La Rioja tiene uno de los cielos más “limpios” del país y vienen de todo el mundo para hacer estas actividades. Sin dudas, el verano es la mejor época para disfrutarlas. 

2. Maravillas naturales: el ya mencionado Parque -Patrimonio de la Humanidad y Maravilla Natural Argentina- vale por sí solo la visita a la provincia, y ofrece distintas opciones de excursiones para conocerlo. Pero además hay muchos otros sitios que parecen extraídos de películas fantásticas: la Quebrada de los Cóndores, el Cerro Famatina, Las Placetas, la Laguna Brava, el Cráter Corona del Inca, el Mirador de Chilecito,  la Cuesta de Miranda, el Cañón de Anchumbil, el Vallecito Encantado y la lista sigue. El dato: como algunos se encuentran a más de 3000 metros sobre el nivel del mar las temperaturas son más bajas que en el llano, con lo cual son ideales para hacer en verano.  

3. Gastronomía: Algunos de los mejores vinos de Argentina y del mundo se producen en La Rioja, principalmente el famoso torrontés, originario de esa provincia. Pero además las aceitunas, el aceite de oliva, las nueces, los frutos secos, los duraznos, membrillos y muchas otras frutas y verduras se dan con muy buenos resultados. Y a eso debemos sumarle la carne: cabrito, matambrito, cordero, asado, lechón y muchas otras son hechas a la perfección al disco, a la parrilla o a la cruz en cada uno de los 18 Departamentos que componen la provincia. Y para el postre cayote y nuez, membrillos al malbec, zapallos o higos en almíbar. 

4. Hotelería y servicios. Las opciones para hospedarse en la provincia van desde los campings hasta hoteles 5 estrellas. En la ciudad de La Rioja y en los departamentos de Chilecito y General Felipe Varela se encuentra la mayor cantidad de oferta, pero en otros municipios también hay posadas, hoteles, cabañas y campings para disfrutar. 

5. Diversidad de actividades. Quienes visiten la provincia comprobarán que todos tienen algo para hacer: deportes tradicionales o extremos (senderismo, trekking, mountain bike, motocross, pesca, carrovelismo, ala delta, entre otros), la historia, la geografía, la flora, la fauna, la gastronomía, el relax, el avistaje de estrellas y planetas, todo esto y mucho más se puede realizar en verano y es la mejor época para hacerlo. 

6. La calidez con la cual tratan a los visitantes:  En cada rincón se perciben ganas de mostrar lo suyo, el orgullo de vivir allí y que todos los que los visitan puedan transmitir cuando vuelvan lo bien que la pasaron. Eso es La Rioja, y eso es lo que se encuentra ni bien se llega. 

7. Los protocolos anti Covid 19. Durante los meses que no pudieron recibir turistas decidieron capacitar y aplicar rigurosos protocolos anti Covid 19 para que todos los que los visiten de ahora en adelante puedan sentirse seguros. Por supuesto, esto quedó rubricado cuando fue declarada destino seguro con la certificación Safe Travel que le otorgó el Gobierno Nacional. 

8. Buen estado de las rutas. Si bien las distancias entre los atractivos turísticos pueden ser extensas, lo cierto es que cuando las rutas están en buen estado y señalizadas se puede disfrutar mucho más del paisaje y de la paz que da manejar. 

9. La flora y la fauna que habitaron y habitan estas tierras son de lo más diversas. En el primero de los casos cabe destacar que en La Rioja se han hecho algunos de los descubrimientos fósiles más importantes de la historia; y sin ir más lejos, este año se hallaron restos de más de 70 millones de años, con nidadas de huevos de dinosaurios incluidos, al punto tal que se está gestando en la provincia la Ruta del Dinosaurio.  
Dato: para los fanáticos de estos gigantes, en Sanagasta hay un parque temático a cielo abierto con réplicas a escala real, imperdible. Pero más allá de los que ya no están, tenemos a los que están y es muy fácil de ver: zorros, cardones, cóndores, jotes, serpientes, jarillas, guanacos y la “figurita difícil”, el puma. Todos ellos son parte del paisaje y cuentan con varias reservas protegidas para apreciarlos sin preocupaciones. 

10. Quedarse con las ganas: Si uno no se queda con las ganas de volver es porque algo faltó. Y quienes hayan visitado la provincia difícilmente digan que no volverían, ya que hay tantas cosas para ver y conocer que una sola visita es poco.