AEROLINEAS | 14/10/2020

Delta reportó los resultados del trimestre de septiembre de 2020

Según el CEO de Delta, Ed Bastian, el balance del período muestra la magnitud del impacto de la pandemia en los negocios, la compañía es optimista sobre la mejora progresiva de los ingresos, en los datos financieros y en la disminución de la quema diaria de efectivo.



Delta Air Lines reportó hoy los resultados financieros del trimestre de septiembre de 2020.  Los resultados detallados, incluyendo tanto los GAAP como las métricas ajustadas está disponible aquí. 

"Si bien nuestros resultados del trimestre de septiembre demuestran la magnitud de la pandemia en nuestro negocio, nos hemos motivado a medida que más clientes viajan y estamos viendo un camino de mejora progresiva en nuestros ingresos, resultados financieros y el gasto diario de dinero en efectivo", dijo Ed Bastian, director ejecutivo de Delta.  "Las acciones que estamos tomando ahora para cuidar de nuestra gente, simplificar nuestra flota, mejorar la experiencia al cliente y fortalecer nuestra marca permitirán a Delta acelerar la recuperación post-COVID".  

• La pérdida ajustada antes de impuestos de 2 600 millones de dólares excluye 4 000 millones de dólares de partidas directamente relacionadas con el impacto del COVID-19 y la respuesta de la compañía, incluyendo los cargos por reestructuración de la flota y los cargos por separación voluntaria y programas de jubilación anticipada para los empleados de Delta, que fueron parcialmente compensados por el beneficio de la subvención de la Ley CARES reconocido en el trimestre; 
• Los ingresos totales ajustados de 2 600 millones de dólares disminuyeron un 79 por ciento con un 63 por ciento de menor capacidad en comparación con el año anterior; 
• El total de los gastos de operación, que incluye los 4 000 millones de dólares de los puntos relacionados con el COVID descritos anteriormente, disminuyó en 1 000 millones de dólares con respecto al año anterior.  Ajustados por estos puntos y las ventas de refinerías de terceros, el gasto operativo total disminuyó 5 500 millones de dólares o el 52 por ciento en el trimestre de septiembre en comparación con el año anterior, impulsado por los menores gastos relacionados con la capacidad, los ingresos y la sólida gestión de costos en el negocio; 
• Al final del trimestre de septiembre, la compañía tenía 21 600 millones de dólares en liquidez; 
• Durante el trimestre de septiembre, la quema de efectivo  promedió 24 millones de dólares diarios y 18 millones de dólares diarios para el mes de septiembre. 

Los ingresos operativos ajustados de Delta, de 2 600 millones de dólares para el trimestre de septiembre, disminuyeron un 79 por ciento en comparación con el trimestre de septiembre de 2019, ya que la demanda de viajes aéreos sigue estando bajo una presión significativa.  Los ingresos de los pasajeros disminuyeron un 83 por ciento con un 63 por ciento de menor capacidad.  Los flujos de ingresos no relacionados con los pasajes se han desempeñado relativamente mejor que los ingresos de los pasajeros, con una disminución del 60 por ciento en los ingresos totales por lealtad y del 25 por ciento en los ingresos por carga. 

"Con un aumento lento y constante de la demanda, estamos restableciendo los vuelos para satisfacer las necesidades de nuestros clientes, a la vez que nos mantenemos ágiles con nuestra capacidad a la luz del COVID-19", dijo Glen Hauenstein, presidente de Delta.  "Aunque pueden pasar dos años o más hasta que veamos un entorno de ingresos normalizado, al restaurar la confianza de los clientes en los viajes y construir la lealtad de los clientes ahora, estamos creando la base para un crecimiento sostenible de los ingresos futuros". 
Estableciendo los Cimientos de la Recuperación 
Delta ha tomado una serie de acciones para posicionar a la compañía y así acelerar la recuperación post-COVID: 
 
• A través de la separación voluntaria y los programas de jubilación anticipada, las licencias voluntarias no remuneradas, el trabajo compartido y otras iniciativas, la empresa ha sido capaz de evitar los permisos involuntarios para los empleados de tierra y los asistentes de vuelo; 
• Lanzamiento de "Stop the Spread. Save Lives." para enfatizar las seis acciones de salud que protegen a los empleados de Delta contra el COVID-19, incluyendo el uso de mascarillas faciales, el distanciamiento social, las pruebas y la vacuna contra la influenza.  Delta está proporcionando pruebas gratuitas para COVID-19 y vacunas contra la influenza a sus empleados de EE. UU. 
Mejorar la experiencia al cliente 
• Haciendo hincapié en la salud y la seguridad con el Delta CareStandard, un enfoque de múltiples medidas que incluye protocolos de limpieza intensos, bloqueando los asientos centrales y el requerir el uso de mascarillas faciales a bordo de todas las aeronaves; 
• Reducción de la complejidad para los clientes mediante la exención de las cuotas por cambios para casi todas las tarifas nacionales y las cuotas de redepósito/emisión de boletos premio domésticos para los miembros de SkyMiles; 
• Tomando un enfoque centrado en el cliente para los reembolsos, con aproximadamente 2 800 millones de dólares devueltos a los clientes en lo que va del año. 
Simplificando la flota 
• Reestructurar los pedidos de aviones Airbus y CRJ para ajustar mejor el calendario de entregas de las aeronaves a las necesidades financieras y de la red de los próximos años.  La reestructuración reduce los compromisos de compra de aeronaves en más de 2 000 millones de dólares en 2020 y en más de 5 000 millones de dólares hasta 2022; 
• Acelerar la estrategia de simplificación de la flota, que tiene como objetivo modernizar y racionalizar la flota de la empresa, mejorar la experiencia al cliente y generar ahorros de costos. La empresa ha anunciado planes para acelerar la retirada de casi 400 aeronaves para 2025, incluidas más de 200 en 2020. 

El total de gastos operativos ajustados para el trimestre de septiembre disminuyó 5,5 mil millones de dólares o un 52 por ciento en comparación con el trimestre del año anterior, excluyendo 3,1 mil millones de dólares en cargos relacionados con los programas de separación voluntaria y jubilación anticipada para empleados, 2,2 mil millones de dólares en cargos de reestructuración por decisiones relacionadas con la flota y un beneficio de 1,3 mil millones de dólares de la Ley CARES.  Este desempeño fue impulsado por una reducción de 1,8 mil millones de dólares o el 78 por ciento en el gasto de combustible, una reducción del 75 por ciento en el gasto de mantenimiento por estacionar o retirar casi el 40 por ciento de las aeronaves de línea principal y menores gastos relacionados con el volumen y los ingresos.  El gasto en salarios y beneficios se redujo en un 32 por ciento como resultado de que aproximadamente 18 000 empleados eligieron salir de la compañía, además de los beneficios de las licencias voluntarias no remuneradas, las reducciones de horas de trabajo y otras iniciativas. 

Los gastos no operativos del trimestre fueron 349 millones de dólares superiores a los del trimestre del año anterior, impulsados principalmente por el aumento de los gastos por intereses de 221 millones de dólares debido al incremento de los niveles de deuda en los que la empresa ha incurrido durante la pandemia del COVID-19. 
"Nuestros resultados de este trimestre se sustentaron en un fuerte enfoque en los costos, ya que redujimos los gastos operativos ajustados en más del 50 por ciento, similar al trimestre de junio, a pesar de volar 23 puntos más de capacidad", dijo Paul Jacobson, director financiero de Delta.  "Ese enfoque en los costos permitió que el aumento que hemos visto en las ventas netas fluyera directamente en una mejora en nuestro consumo diario de efectivo, que mejoró de 27 millones de dólares por día en junio a 18 millones de dólares por día en septiembre". 

Delta terminó el trimestre de septiembre con 21 600 millones de dólares de liquidez.  El efectivo utilizado en las operaciones durante el trimestre fue de 2 600 millones de dólares.  La quema diaria de efectivo promedió 24 millones de dólares para el trimestre, con un promedio de 18 millones de dólares para el mes de septiembre. 

Al final del trimestre de septiembre, la compañía tenía una deuda total y obligaciones de arrendamiento financiero de 34 900 millones de dólares con una deuda neta ajustada de 17 000 millones de dólares, 6 500 millones más que el 31 de diciembre de 2019.  En septiembre, Delta completó la mayor oferta de deuda en la historia de la aviación, recaudando 9 000 millones a una tasa promedio combinada de 4,75 por ciento asegurada por su programa de lealtad SkyMiles.  Además, la compañía pidió prestado 1 500 millones de dólares a un rendimiento mixto del 4,4 por ciento en relación con la emisión de bonos exentos de impuestos, que se utilizarán para financiar el proyecto del aeropuerto de LaGuardia.  La deuda total de la compañía tenía una tasa de interés promedio ponderado del 4,3 por ciento al 30 de septiembre de 2020. 

Posteriormente, al final del trimestre, la empresa pagó el préstamo de 3 000 millones de dólares a 364 días de plazo que había contraído en marzo, aumentando su base de activos libres de cargas a 9 000 millones de dólares de aeronaves, motores y piezas de repuesto y reduciendo la amortización y los vencimientos de la deuda restante a 2 300 millones de dólares hasta finales de 2021.  La empresa también reembolsó 2 600 millones de dólares en virtud de sus líneas de crédito renovables utilizadas en marzo de 2020. 

Al final del trimestre de septiembre, la responsabilidad del tráfico aéreo de la compañía (Air Traffic Liability en inglés) se situó en 4 600 millones de dólares, incluyendo un pasivo corriente de 4 400 millones de dólares y un pasivo no corriente de 200 millones de dólares.  El pasivo no corriente representa la estimación actual de los boletos que se volarán, así como los créditos que se utilizarán, más allá de un año.  Los créditos de viaje representan aproximadamente el 60 por ciento de la responsabilidad del tráfico aéreo al final del trimestre de septiembre. 

Contabilidad de la Ley CARES, Reestructuración de la Flota y Cargos del Programa de Separación Voluntaria y Jubilación Anticipada 
En el trimestre de septiembre, la empresa recibió 701 millones de dólares en el marco del programa de apoyo a la nómina (PSP por sus siglas en inglés) de la Ley CARES, que consiste en 491 millones de dólares en fondos adicionales de subvención y un aumento de 210 millones de dólares en el préstamo a 10 años sin garantía y a bajo interés.  El monto del trimestre de septiembre incluye un incremento de 157 millones de dólares más allá de los 5 400 millones de dólares iniciales que Delta asignó en abril de 2020.  En el trimestre de septiembre, aproximadamente 1 300 millones de dólares del subsidio se reconocieron como un contra gasto, lo que se refleja como "reconocimiento del subsidio de la Ley CARES" en los estados consolidados de operaciones.  La empresa espera utilizar el resto de los ingresos de la PSP a finales de 2020. 

Durante el trimestre de septiembre, la compañía tomó la decisión de retirar las aeronaves de su flota 717-200 y el resto de su flota 767-300ER para 2025 y su flota CRJ-200 para 2023. Como resultado de esas decisiones, la empresa registró 2 200 millones de dólares en cargos relacionados con la flota, que se reflejan en los "Cargos por reestructuración" del estado de operaciones consolidado. 

La compañía ofreció programas de separación voluntaria y jubilación anticipada a los empleados durante el trimestre de septiembre.  Aproximadamente 18 000 empleados participaron en los programas y la mayoría dejó la compañía el 1 de agosto, lo que resultó en un cargo por reestructuración de 3 100 millones de dólares en el trimestre de septiembre, que se refleja en "Cargos por reestructuración" en el Estado Consolidado de Operaciones.  Los pagos en efectivo relacionados con estos programas totalizaron 813 millones de dólares en el trimestre de septiembre, estos pagos se excluyen de las cifras diarias de quema de efectivo.  La empresa prevé entre 150 y 250 millones de dólares adicionales en pagos en efectivo en el trimestre de diciembre, 600 millones de dólares en 2021 y los pagos restantes en 2022 y en adelante. 

Los resultados del trimestre de septiembre se han ajustado principalmente por los cargos de reconocimiento y reestructuración de subvenciones de la Ley CARES descritos anteriormente.