CULTURA | 15/07/2020

Actividades de Veranos de la Villa, la cita cultural de Madrid

El festival, que llega a su trigésimo sexta edición, se adapta a las condiciones especiales provocadas por la COVID-19 y se celebrará en su totalidad -y con todas las garantías de seguridad- en el Centro Cultural Conde Duque. 



Del 29 de julio al 30 de agosto, la clásica cita estival madrileña ofrece 22 espectáculos de música, teatro, danza, circo, zarzuela, astronomía, cine y poesía. Telemadrid ofrecerá en diferido (por televisión y por Internet) cinco de los espectáculos. 

La COVID-19 ha provocado que Veranos de la Villa rompa con la estrategia de los últimos años de llevar el festival a los 21 distritos y se concentre en un solo escenario (el Centro Cultural Conde Duque) para garantizar así la seguridad de todos los asistentes a los espectáculos con un programa que, como siempre, cubre todas las ramas de la actividad artística. 

La Compañía Nacional de Danza (29 julio al 2 agosto) inaugura Veranos de la Villa en un programa dedicado a los sanitarios, con piezas de los coreógrafos Bournonville, Robbins y Amarante y un trío formado por Aguiló, Alosa y De Luz. Esta cita supone el regreso a los escenarios madrileños de Joaquín De Luz, a petición del festival, en una de las obras de Robbins que formaron parte de su repertorio durante sus años como primer bailarín del New York City Ballet, y el estreno en Madrid de Arriaga, un trabajo coreográfico en torno a la música del joven compositor vasco de música clásica, Crisóstomo Arriaga 

Siete golpes y un camino, del Centro Coreográfico María Pagés de Fuenlabrada (14 al 16 agos); Solo, con ella y contra Ella, lo último de la compañía madrileña de danza aérea Nueveochenta Aerial Dance que desgrana en la práctica las leyes de Newton para reflexionar sobre su influencia en las relaciones humanas (19 y 20 agos); ATLAS map of moves, una sorprendente coreografía de Dani Pannullo cercana a la acrobacia con elementos del work out free-style, la técnica del parkour, el b-boying y la lucha grecoromana (26 y 27 agos) y Summertime, de Aracaladanza, la prestigiosa compañía madrileña enfocada al público infantil y familar (29 y 30 de agos) completan las propuestas de danza del festival en 2020. 

La propuesta teatral viene de parte de La Radical Teatro que presenta (6 al 8 agos) su versión de El diablo cojuelo, la popular obra satírica de Luis Vélez de Guevara, bajo la dirección de Aitana Galán. 

La oferta musical se inicia el 4 de agosto con el atractivo concierto de Raül Refree, el productor de Rosalía) y la fadista Lina, experta en Amália Rodrigues. Cinco días más tarde (9 agos) es el turno de Juan Valderrama con Mujeres de carne y verso en un espectáculo que combina, con ritmos de jazz, flamenco, y fado, los poemas de Safo de Lesbos, Elvira Sastre, Gloria Fuertes, Alfonsina Storni o Sor Juana Inés de la Cruz y las voces invitadas de Rozalén, Las Migas y María Toledo. 

El 18 de agosto la cita es con Entre antes de ayer y pasado mañana que reúne a dos de los referentes de la folktrónica nacional, Baiuca y Le Parody. Un día después (19 agos) Veranos de la Villa presenta Algo inesperado, una ‘cita a ciegas’ con la buena música, un concierto de un artista que sólo se conocerá cuando empiece el concierto y del cual se irán entregando pistas a través de las redes sociales. De momento, solo adelantamos que se trata de una mujer... 

El género más castizo no podía faltar en este festival con dos propuestas muy atractivas: La corte de Faraón (21 al 23 agos), protagonizada por Belinda Washington y reconvertida en un hit del siglo XXI, con un giro hacia el musical y la revista, y El estudiante y la zarzuela (22 y 23 agos), un texto audaz y divertido, escrito y dirigido por Raquel Acinas, que desmonta los tópicos del género y presenta las obras maestras de los grandes compositores, en un diálogo virtuoso entre el barítono Manuel Lanza y la soprano Ruth Terán 

Las dos últimas citas musicales serán de alto nivel: El bello verano (28 agos) con Confeti de odio, el proyecto de Lucas Vidaur, y Cariño y su pop contemporánea con letras profundas y estribillos pegajosos y el 30 de agosto, y poniendo final al festival, la actuación de la gran Carmen Linares, en un concierto extraordinario en el que rinde homenaje a la ciudad en la que se consagró como artista