AEROLINEAS | 15/07/2020

Delta Air Lines informó sus resultados financieros del segundo trimestre

Delta Air Lines informó hoy los resultados financieros del trimestre de junio de 2020 y describió su continua respuesta a la pandemia global de COVID-19. Los resultados detallados del trimestre de junio de 2020, incluyen GAAP y métricas ajustadas.



“Una pérdida de antes de impuestos ajustada de 3,9 mil millones de dólares para el trimestre de junio y una disminución de los ingresos de más de 11 mil millones de dólares durante el año pasado, ilustra el impacto realmente asombroso de la pandemia de COVID-19 en nuestro negocio. Frente a este desafío, nuestra gente ha actuado rápida y decisivamente para proteger a nuestros clientes y a nuestra compañía, reduciendo nuestra quema de liquidez promedio diaria en más del 70 por ciento desde fines de marzo a 27 millones de dólares en el mes de junio", dijo Ed Bastian, director ejecutivo de Delta. “Dados los efectos combinados de la pandemia y el impacto financiero asociado en la economía global, seguimos creyendo que pasarán más de dos años antes de que veamos una recuperación sostenible. En este entorno difícil, las fortalezas que son fundamentales para el negocio de Delta, nuestra gente, nuestra marca, nuestra red y nuestra confiabilidad operativa, guían cada decisión que tomamos, diferenciando a Delta con nuestros clientes y posicionándonos para tener éxito cuando la demanda regrese". 

Resultados financieros del trimestre de junio 

⦁ La pérdida de antes de impuestos ajustada de 3,9 mil millones de dólares excluye 3,2 mil millones de dólares de artículos directamente relacionados con el impacto de COVID-19 y la respuesta de la compañía, incluidos los cargos de reestructuración relacionados con la flota, las depreciaciones relacionadas con ciertas inversiones de capital de Delta y el beneficio de subvención de la Ley CARES (Coronavirus Aid, Relief and Economic Security Act, según sus siglas en inglés) reconocida en el trimestre. 
⦁ Los ingresos totales ajustados de 1,2 mil millones de dólares, que excluyen las ventas de refinerías, disminuyeron 91 por ciento con respecto al año anterior, con una reducción de la capacidad del sistema del 85 por ciento en comparación con el año anterior. 
⦁ El gasto operativo total disminuyó en 4,1 mil millones de dólares con respecto al año anterior. Los gastos operativos ajustados totales disminuyeron 5,5 mil millones de dólares o 53 por ciento en el trimestre de junio en comparación con el año anterior, impulsados por menores gastos relacionados con la capacidad y los ingresos y una sólida administración de costos en todo el negocio. 
⦁ Al final del trimestre de junio, la compañía tenía 15,7 mil millones de dólares en liquidez. 

Actualización sobre la respuesta frente al COVID-19 

En respuesta a la pandemia de COVID-19, la compañía ha priorizado la seguridad de los clientes y los empleados, la preservación de la liquidez financiera y la garantía de que está bien posicionada para la recuperación. Las medidas bajo estas prioridades incluyen: 

El proteger la salud y la seguridad de los empleados y los clientes 

⦁ La adopción de nuevos procedimientos de limpieza en todos los vuelos, incluido un rociador electrostático desinfectante en aeronaves y la desinfección de áreas de alto contacto antes de cada vuelo, 
⦁ El tomar medidas para ayudar a los empleados y los clientes a practicar el distanciamiento social y mantenerse seguros, lo que incluye exigir a los empleados y los clientes que usen mascarillas faciales, bloquear los asientos centrales, limitar el factor de carga al 60 por ciento y modificar el proceso de embarque y desembarque, 
⦁ La instalación de protectores de plexiglás en todos los vestíbulos de check-in de Delta, Delta Sky Clubs y puertas de embarque, agregando marcadores de distancia social en el vestíbulo de check-in, Delta Sky Clubs, en las áreas de puertas de embarque y en puentes de embarque, 
⦁ El lanzamiento de una organización de limpieza global dedicada a la evolución de los ya altos estándares de limpieza de Delta, buscando brindar el mismo enfoque y rigor que ha respaldado la reputación de Delta en cuanto a confiabilidad operativa sin igual, 
⦁ El proporcionar pruebas COVID-19 para empleados en asociación con Mayo Clinic y Quest Diagnostics. 
⦁ El brindar a los clientes flexibilidad para planificar, volver a reservar y viajar e incluso extender la caducidad de los créditos de viaje hasta septiembre de 2022. Delta ha proporcionado más de 2,2 mil millones de dólares en reembolsos en efectivo en 2020. 

El preservar la liquidez financiera 

⦁ El recaudar casi 15 mil millones de dólares en transacciones financieras desde principios de marzo, a una tasa de interés promedio combinada de 5,5 por ciento, incluida la parte de préstamo no garantizada recibida bajo el programa de apoyo de nómina de la Ley CARES ("PSP", Payroll Support Program, por sus siglas en inglés), 
⦁ La reducción de la liquidez de efectivo (ver Nota A) a lo largo del trimestre de junio con el objetivo de lograr un equilibrio en la liquidez de efectivo para fin de año, 
⦁ La modificación de las facilidades de crédito para reemplazar todos los convenios de relación de cobertura de cobro fijo por convenios basados en liquidez, 
⦁ La prolongación de vencimientos de 1,3 mil millones de dólares de préstamos bajo líneas de crédito renovable de 2021 a 2022, 
⦁ La administración enérgica de los costos a través de una menor capacidad, menores gastos de combustible e iniciativas de baja de costos que incluyen horarios de trabajo reducidos y licencias voluntarias de los empleados, estacionamiento de aeronaves, consolidación de instalaciones y eliminación de casi todo gasto discrecional, 
⦁ La obtención de 5,4 mil millones de dólares de fondos de subvención y préstamos no garantizados a través del PSP de la Ley CARES que se pagarán en cuotas hasta julio de 2020, 
⦁ El continuar evaluando futuras oportunidades de financiamiento mediante el aprovechamiento de activos no gravados. Somos elegibles y presentamos una Carta de Intención no vinculante al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por 4,6 mil millones de dólares bajo el programa de préstamos garantizados de la Ley CARES. La compañía aún no ha decidido si participará y tiene la capacidad de elegir participar hasta el 30 de septiembre de 2020. 

El definir el camino de recuperación de Delta 

⦁ El posicionar a Delta para que sea una aerolínea más pequeña y eficiente en los próximos años al acelerar la simplificación de la flota con el retiro completo de flotas MD-88, MD-90, 777 y 737-700 y parte de las flotas 767-300ER y A320 en 2020, 
⦁ El aprovechar la menor demanda para acelerar los proyectos de construcción de aeropuertos en Los Ángeles, Nueva York LaGuardia y Salt Lake City, en un esfuerzo por acortar los plazos y reducir el costo total de los proyectos. 
⦁ El lanzamiento de programas de separación voluntaria y jubilación anticipada para administrar proactivamente las operaciones de recuento y actualización de escalas. Los programas brindan indemnización en efectivo, cobertura médica totalmente pagada, atención médica mejorada y enfocada en jubilados para ciertos participantes y privilegios de viaje mejorados para empleados elegibles que deciden participar. 

La demanda de viajes aéreos disminuyó significativamente en el trimestre de junio como resultado de COVID-19, con una baja de 93 por ciento de los pasajeros que viajaban en el año. Como resultado, los ingresos operativos ajustados de Delta de 1,2 mil millones de dólares para el trimestre de junio disminuyeron un 91 por ciento en comparación con el trimestre de junio de 2019. Los ingresos de pasajeros disminuyeron un 94 por ciento con una capacidad 85 por ciento menor. Los ingresos no relacionados con boletos disminuyeron un 65 por ciento, ya que los ingresos por carga, mantenimiento, reparación y reacondicionamiento (MRO, por sus siglas en inglés que refieren a “maintenance, repair and overhaul”) y programas de fidelidad disminuyeron a una tasa menor que los ingresos por boletos. 

Los gastos operativos ajustados totales para el trimestre de junio disminuyeron 5,5 mil millones de dólares o 53 por ciento en comparación con el trimestre del año anterior, excluyendo el beneficio de la Ley CARES de 1,3 mil millones de dólares y 2,5 mil millones de dólares en cargos de reestructuración por decisiones relacionadas con la flota y otros cargos. Este desempeño fue impulsado por una reducción de 1,9 mil millones de dólares u 84 por ciento en el gasto de combustible, una reducción del 90 por ciento en el gasto de mantenimiento por estacionar más de 700 aviones y gastos significativamente menores relacionados con el volumen y los ingresos. Los gastos de salarios y beneficios disminuyeron un 24 por ciento, ayudados por más de 45,000 empleados que optaron por tomar licencias voluntarias no pagadas. 

"Nuestro rendimiento de costos del trimestre de junio refleja el trabajo extraordinario de todo el equipo de Delta, ya que eliminamos más del 50 por ciento de nuestra base de costos ajustados", dijo Paul Jacobson, director financiero de Delta. "Esperamos lograr una reducción similar de 50 por ciento con respecto al año anterior en el trimestre de septiembre a pesar de un aumento secuencial en la capacidad, lo que refleja la mayor variabilidad que hemos logrado en nuestra estructura de costos". 

Delta terminó el trimestre de junio con 15,7 mil millones de dólares en liquidez. El efectivo utilizado en las operaciones durante el trimestre fue de 290 millones de dólares. El consumo de efectivo diario promedió 43 millones de dólares durante el trimestre con un promedio de 27 millones de dólares para el mes de junio, una disminución del 70 por ciento desde los niveles a fines de marzo. 

Delta terminó el trimestre de junio con 15,7 mil millones de dólares en liquidez. El efectivo utilizado en las operaciones durante el trimestre fue de 290 millones de dólares. El gasto de efectivo diario promedió 43 millones de dólares durante el trimestre con un promedio de 27 millones de dólares para el mes de junio, una disminución del 70 por ciento desde los niveles a fines de marzo. 

Al final del trimestre de junio, la compañía tenía una deuda total y obligaciones de arrendamiento financiero de 24,6 mil millones de dólares con una deuda neta ajustada de 13,9 mil millones de dólares. Durante el trimestre, la compañía incorporó 11 mil millones de dólares en nueva liquidez a una tasa promedio combinada de 6,5 por ciento. El nuevo financiamiento completado durante el trimestre incluyó 5 mil millones de dólares en financiamiento garantizado de franjas horarias, puertas de embarque y rutas, 2,8 mil millones de dólares en transacciones de venta con arrendamiento posterior, 1,4 mil millones de dólares del préstamo PSP (Positive Social Purpose), 1,3 mil millones de dólares en pagarés no garantizados, 243 millones de dólares en tramos B de Certificados de Fideicomiso de Equipo Mejorado (EETC por sus siglas en inglés) y 250 millones de dólares adicionales en su préstamo a plazo de 364 días garantizados. 

Al final del trimestre de junio, la Responsabilidad de Tráfico Aéreo de la compañía ascendió a 5 mil millones de dólares, incluida una responsabilidad actual de 4,7 mil millones de dólares y una responsabilidad no corriente de 0,3 mil millones de dólares. La Responsabilidad de Tráfico Aéreo no corriente representa nuestra estimación actual de los boletos que se volarán, así como los créditos que se utilizarán, más allá de un año. Los créditos de viaje representan aproximadamente el 60 por ciento del total de la Responsabilidad de Tráfico Aéreo. 

"Nuestro promedio de gasto de efectivo diario ha mejorado secuencialmente cada mes desde marzo y seguimos comprometidos a lograr el punto de equilibrio del gasto de efectivo para fin de año", continuó Jacobson. “A fines de junio, reforzamos con éxito nuestra liquidez en 15,7 mil millones de dólares a través de nuevos financiamientos y fondos de la Ley CARES durante el trimestre, con una deuda neta ajustada de 13,9 mil millones de dólares aumentando en 3,4 mil millones de dólares desde el comienzo del año. Al recaudar efectivo tempranamente y administrar los costos de manera agresiva, estamos preparados para transitar lo que será un período de ingresos volátil mientras tomamos decisiones que posicionan bien a Delta para la eventual recuperación”. 

En abril de 2020, Delta recibió 5,4 mil millones de dólares en ayuda de emergencia a través del PSP (Positive Social Purpose) de la Ley CARES que se pagará en cuotas hasta julio de 2020. En el trimestre de junio, la compañía recibió 4,9 mil millones de dólares bajo el PSP, que consiste en 3,5 mil millones de dólares en fondos de subvención y un préstamo a 10 años sin garantía y con bajo interés de 1,4 mil millones de dólares. Los 544 millones de dólares restantes se recibirán en julio de 2020. En el trimestre de junio, aproximadamente 1,3 mil millones de dólares de la subvención se reconocieron como un contra-gasto, que se refleja como "Reconocimiento de la subvención de la Ley CARES" en los Estados Consolidados de Operaciones durante los períodos que los fondos están destinados a compensar. Los 2,2 mil millones de dólares restantes de la subvención se registraron como un contra-gasto diferido en otros pasivos acumulados en las Hojas de Balance Consolidadas. La compañía espera utilizar todos los ingresos de la PSP para fines de 2020. 

Durante el trimestre de junio, la compañía tomó la decisión de retirar a fines de 2020 todas las flotas MD-90, 777 y 737-700 y parte de sus flotas 767-300ER y A320. Esto se suma a la decisión en el trimestre de marzo de adelantar el retiro de su flota MD-88 de diciembre de 2020 a junio de 2020. La compañía también canceló su compromiso de compra de cuatro aviones A350 de LATAM. Principalmente como resultado de estas decisiones, la compañía registró 2,5 mil millones de dólares en cargos relacionados con la flota y otros cargos, que se reflejan en "Cargos de reestructuración" en el Estado de Operaciones Consolidado. 

También durante el trimestre de junio, la compañía registró una depreciación de 1,1 mil millones de dólares en su inversión en LATAM Airlines y una depreciación de 770 millones de dólares en su inversión en AeroMexico debido a sus pérdidas financieras y a la solicitud de protección bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos. Delta también tuvo una depreciación en Virgin Atlantic durante el trimestre, lo que resultó en un cargo de 200 millones de dólares. Las depreciaciones relacionadas con los socios de renta variable se reflejan como “Deficiencias y pérdidas por métodos de renta variable” en el Estado de Operaciones Consolidado.