ENTIDADES | 26/06/2020

Seminario de FEHGRA sobre cómo evolucionará la actividad turística internacional

Carlos Vogeler, ex presidente de los Miembros Afiliados de la OMT y ex profesor de la Universidad Complutense y Carlos V de Madrid, estuvo a cargo ayer en el seminario titulado “Cómo Evolucionarán los Flujos Turísticos Internacionales”.



En la primera parte de la charla, esbozó el panorama mundial del turismo, sumamente afectado por la crisis sanitaria producto de la pandemia por COVID-19. Habló de las medidas de interrupción de actividad económica, de los cierres de fronteras. Compartió datos de los organismos internacionales del sector, como la Organización Mundial del Turismo (OMT), el Consejo de Viajes y Turismo (WTTC), y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, sigla en inglés), que, desde el principio de la crisis, dieron cuenta de la situación del sector a través de datos concretos. La OMT, por citar uno de los ejemplos que mencionó, está sugiriendo un posible declive de entre el 58% y el 78% de las llegadas internacionales a nivel mundial, con graves pérdidas de empleos y económicas, y un escenario con signos de recuperación para el último trimestre de 2020 pero sobre todo en 2021. 

Se refirió a la importancia de adaptar la oferta a la nueva actividad turística que surja tras el fin de la crisis sanitaria, que estará marcada tanto por las circunstancias económicas como por la imagen de seguridad que traslade cada destino. Habló de los seguros para viajeros; de las estrategias de pruebas y rastreo para contener el virus; de la posibilidad de recuperación de los distintos continentes; de las restricciones de viajes que podrían estar presentes por más tiempo de lo que inicialmente se habría previsto; de los posibles rebrotes; de la capacidad de acogida reducidas, situación que afecta a los establecimientos del sector. 

Apuntó las fortalezas de Argentina que “parece estar navegando la crisis sanitaria mejor que otros países de la Región”, comparando específicamente con Brasil, Chile y Perú, que hoy transitan realidades preocupantes. 

Se refirió especialmente a las estrategias público privada, que se tienen que traducir en eficiencia en la gestión de la crisis y la coordinación de esfuerzos en la misma dirección para que los Gobiernos apoyen la recuperación de la actividad, con ejes en al menos tres áreas: la producción de informes que recojan las cifras del impacto real que la actividad tiene en la economía y en el empleo, datos indispensables para que los Gobiernos preste más atención al sector; el diseño de campañas eficaces de comunicación; y la contribución a la aplicación de protocolos para aplicar en la cadena de valor. Detalló específicamente la importancia de la comunicación, y destacó puntualmente la óptima campaña que está llevando adelante el INPROTUR en tiempo de cuarentena. 

“Las personas van a querer viajar, pero van a tener miedo, por eso hay que presentarse como destino seguro, pero probablemente se necesite incorporar más cosas, las empresas van a tener que responder a un consumidor que va a exigir más. Y esto va a requerir la construcción de nuevas capacidades en nuestros recursos humanos, nuevos enfoques de capacitación, donde los Gobiernos pueden ayudar”, expresó. 

Aconsejó priorizar la cercanía entre el sector empresarial y las administraciones pública en todos los niveles: “Las crisis nos ofrecen oportunidades, hay que hacer frente a la crisis, y hay que ser capaz de superarlas con una colaboración estrecha entre todos los actores que intervienen en el proceso, y sobre todo que se le dé a la actividad el peso y el reconocimiento que realmente tiene en la economía”. Agregó que los visitantes de los destinos tienen que llegar a un entorno seguro, y que los Gobiernos Municipales, por ejemplo, deben colaborar con el empresario para implementar los protocolos: “La ecuación es muy simple, los Municipios tiene que apoyar en la definición de los protocolos y en materia de coste de la aplicación de esos protocolos. En Europa, los restaurantes no pueden ofrecer más de un 30 o 50% de su capacidad, tienen que llevar adelante protocolos de seguridad sanitaria y capacitar al personal. Todo eso lleva costos, costos que no puede soportar solo el sector privado. Es ahí donde el sector público en todos sus niveles tiene que entrar a apoyar”. 

Dijo: “Si fuese cierto que las crisis vienen acompañadas de oportunidades, y si además esas fueran proporcionales a la magnitud de la crisis, no hay duda de que la crisis producida por el COVID-19 debería servir tanto a las instituciones y las empresas para reinventarse y salir fortalecidos por esta situación que no tiene precedentes”. Sobre las instituciones, expresó que deben jugar el papel para las que fueron creadas. Y sobre las empresas, sugirió reorientar sus modelos de negocios y sus procesos de gestión para adaptarse mejor a los cambios. 

Alentó que el confinamiento va a animar el deseo y la necesidad de viajar, sin embargo, los futuros viajeros van a estar sensibilizados por la seguridad y van a buscar destinos que les transmitan confianza o que cuenten con un sistema sanitario de garantía. Dijo: “Todos los destinos van a tratar de posicionarse en el turismo doméstico, y esto puede ayudar, pero no es suficiente, necesitamos las divisas que aporta el turismo internacional, y lo necesitamos pronto”. Por otra parte, expresó que el mundo va a tener que aprender a convivir con el COVID-19, al menos en el futuro inmediato, y que es una falacia presentarse como destinos COVID Free, pero si pueden hacer algo: “explicar que están haciendo para garantizar un entorno lo más seguro posible”. 

Vamos a competir de una manera distinta, por eso quizá es necesario la alianza de empresas: “juntarnos para ampliar el mercado, y después competir para captar una parte de ese mercado”. 

¿Cómo voy a gastar el dinero en marketing si no tengo nada que vender? Se preguntó Carlos Vogeler. Y contestó: “Hemos aprendido lecciones, y es la cantidad de cosas que podemos hacer online, es evidente que vamos a salir de esta crisis más digitalizados. Y esto también podría aplicarse a oportunidades de marketing digital que no son tan costosas como las del marketing original, estas son cuestiones que nos tenemos que platear”. 

Los protocolos son importantes, dijo, pero de nada sirven si no los comunicamos eficazmente: “La comunicación es fundamental, no la publicidad, sino la comunicación. El silencio no funciona en tiempo de crisis, hay que mantener una información constante”. 

Habló de la aviación comercial, fundamental para el sector, que tiene un panorama devastador, con fuertes pérdidas: “Es evidente que muchas de ellas no van a poder resistir y que los Gobiernos van a tener que acudir a en su rescate en muchos casos, por una situación estratégica”. Agregó que Alemania y Francia, por ejemplo, ya anunciaron apoyos financieros: “Es posible que asistamos a un movimiento de Gobiernos volviendo a tomar el control de compañía áreas y recuperar el concepto de Aerolíneas de Bandera, que muchos países abandonaron. Este podría ser uno de los cambios de modelos de negocios”, y lamentó la noticia de LATAM con su cese de operaciones en Argentina porque seguramente afecta a las rutas domésticas. 

Recomendó el artículo: https://www.youtube.com/watch?v=3uih6CAVSOs, de Yago de la Cierva. Y poner en práctica el método de las tres “P”: Perseverancia, Paciencia y Presencia.