TURISMO RURAL | 11/02/2020

Salta entre los principales destinos de turismo rural

Salta entre los principales destinos de turismo rural

Según el Censo Nacional Agropecuario (CNA), Salta ocupa el cuarto lugar entre las provincias con más establecimientos agropecuarios que realizan actividades vinculadas al turismo rural.



Con 84 emprendimientos de turismo rural, Salta se sitúa en la cuarta posición a nivel nacional entre las provincias con más establecimientos agropecuarios (EAP) que realizan actividades vinculadas al turismo rural comunitario, después de Mendoza con 277 establecimientos, Buenos Aires con 195 y Neuquén con 87. A nivel nacional hay en total 1.449 EAP. 

De acuerdo al Censo Nacional Agropecuario (CNA) en Salta algunos de los establecimientos ofrecen al visitante la posibilidad de pescar en el lugar, en otros de participar en las tareas de campo además de muchos de ellos dar la opción de la gastronomía y hospedaje. 

Cabe destacar que la mayor cantidad de prácticas agroecológicas se encontró en la provincia de Buenos Aires, seguida por la provincia de Salta

Este tipo de turismo rural, de gestión comunitaria, se viene trabajando en la provincia de Salta desde el año 2011, generando una alternativa interesante de desarrollo local, mediante prácticas de turismo responsable y respetuoso de las costumbres de vida de los habitantes. 

Además, tiene la particularidad de ser gestionado por comunidades de pueblos originarios y campesinas, que comparten con el visitante su organización tradicional, saber y cosmovisión, generando ingresos equitativos y complementarios a sus actividades productivas cotidianas. 

Actualmente, 300 familias desarrollan este tipo de modelo turístico a seguir y se encuentran distribuidas en 4 regiones de la Provincia; ya fueron visitadas por cerca de 2.500 turistas motivados, principalmente, por experiencias profundas y el conocimiento del valor del patrimonio tangible e intangible de cada cultura. 

Dentro de las actividades que pueden realizarse en compañía de guías locales y en contacto directo con la naturaleza, se destacan el senderismo, los paseos en bicicleta, a caballo, recorrer las viñas y frutales, entre otras. Algo imperdible es participar del laboreo de la tierra, como así también en la elaboración de dulces, vinos artesanales y hacer empanadas al horno de barro.