ACCIONES PROMOCIONALES | 05/07/2019

Mendoza: San Rafael presentó sus opciones para estas vacaciones de invierno y realizó una cata de vinos

Compartir |


En la casa de Mendoza en Buenos Aires, primeramente se realizó una cata de vinos proporcionados por las bodegas Jean Rivier, Familia Ibarra, Finca Los Alamos, Finca la Abeja, Bournett, Alto Limay, La Vendimia, Bianchi, Argana, Goyenechea, Finca Patricia Inés, Vineyards, Los Álamos, Alfredo Roca, Martinez Croce, Finca El Nevado entre otras, y luego se hizo la presentación de las actividades para estas vacaciones de invierno.

Ubicada al sur de Mendoza, famosa por sus vinos y por la calidez de su gente, para el receso escolar de invierno espera una gran afluencia, tanto de turistas argentinos como extranjeros, que irán a conocer lugares emblemáticos como el Cañón del Atuel o Los Reyunos, y a disfrutar de la amplia oferta de servicios para todos los presupuestos.
 
Los operadores nucleados en la Cámara de Turismo local no tienen dudas: "Este invierno esperamos tener ocupación plena, ya que se viene dando el fenómeno de que mucha gente vuelve a pasar sus vacaciones acá porque les quedaron cosas por hacer y visitar, o porque la pasaron tan bien que quieren repetirlas”, explica Gonzalo Tortosa, presidente de la entidad. Algunas razones que justificarán ampliamente elegir a esta bella ciudad cuyana para descansar son las siguientes: Villa 25 de Mayo y Los Reyunos: a pocos kilómetros de la ciudad está la pintoresca Villa 25 de Mayo, cuya plaza principal invita a recorrerla y a tomarse un respiro lleno de verde y naturaleza. A poca distancia pueden visitarse los restos del Fuerte San Rafael del Diamante;  declarado Monumento Histórico Nacional y una de las últimas construcciones de la colonización española, que ha tenido un papel fundamental en la defensa del territorio con historias que vale la pena descubrir. Luego el camino lleva a Los Reyunos,  donde se aprecia la gran represa que contiene al Río Diamante, gracias a la cual se ha formado un lago artificial de un color verde intenso de singular belleza.
 
En Los Reyunos se puede pasar el día completo, y hasta unos cuantos días también, ya que el hermoso Club de Pesca y Náutica Los Reyunos cuenta con casas para alquilar, el restaurant Intico y todos los servicios necesarios para quedarse y disfrutar de la naturaleza.  
 
Pegada a la represa está la empresa Kaike Turismo Aventura, que invita a atravesar el lago haciendo tirobangi,
saltar en camas elásticas y muchos otros juegos para los más chicos. También se puede seguir la diversión cruzando a la otra margen con las embarcaciones y hacer actividades como rappel, tirolesa y trekking. Pero también se puede disfrutar de la navegación, y de los cerros y rocas que no llegaron a taparse por completo 
por el agua y que emergen mostrándose con figuras como “La Ballena” o “El Elefante”
 
A la vuelta, por la Ruta Nacional N°143, pasar por alguna de las muchas casas de productos regionales que hay 
en el camino y tentarse para la merienda, siendo El Secreto una de las más visitadas por sus famosos alfajores 
premium, donde la vedette es el de frutos rojos con chocolate.
 
Fincas, bodegas y restaurantes boutique: Hablar de San Rafael es hablar de vinos de excelencia, ya que las visitas a las bodegas son casi obligatorias en cualquier época del año. Las hay famosas y renombradas mundialmente como Bianchi, otras más boutique como Finca El Nevado o Bournett, todas ellas con atención esmerada y ganas de mostrar lo suyo a quien quiera aprender sobre este apasionante mundo. 
El circuito de bodegas puede empezar en la Finca Paru, un emprendimiento de productos 100% orgánicos que cuenta con certificación y finalizar en Bodega Familia Ibarra, donde además de producir excelentes vinos orgánicos tienen su propio restaurant para comer comida casera. 
A nivel gastronómico, si se quiere comer en el centro hay diversidad de restaurantes, y algunos con atención personalizada por sus dueños.
 
El Nihuil, el Cañón del Atuel… ¡y rafting!: es difícil describir lo que transmite todo este circuito. Lo ideal es 
contratar alguna de las agencias habilitadas con guías, ya que de lo contrario se pierde toda la explicación de lo 
que se está observando. Lo ideal es comenzar en El Nihuil y detenerse un rato a admirar el gran lago que se formó gracias a la represa, convirtiendo al lugar en una zona para ideal para descansar y hasta pasar algunos días. Luego sí, comienza el ingreso al Cañón: los colores van mutando en cada tramo, desde los negros, verdes, lilas, colorados, marrones, grises y toda una amplia gama que sorprende a los visitantes. A lo largo del camino se va observando todo el aprovechamiento hidroeléctrico de las aguas del Río Atuel, con las  centrales y sus respectivas represas. Además, las paredes del Cañón –a veces de con más de 130 metros de alto- nos muestran diferentes geoformas para divertirse y buscarle similitudes a personajes, objetos o animales. Finalizando el circuito emerge el Valle Grande, tal vez la postal más linda de todo el Cañón y donde es un clásico tomarse fotos con “El Submarino” de fondo. 
 
La ciudad: Si de museos se trata, el Museo Histórico Militar también es una parada obligatoria  para conocer más acerca de los orígenes de San Rafael, al igual que el Museo Municipal Ferroviario, ubicado en la ex estación ferroviaria,  donde se encuentra además la primera locomotora que llegó a la ciudad a principios del siglo pasado y generó un crecimiento comercial y poblacional que modelaron a la zona como la conocemos hoy. Para los más chicos la ciudad tiene un enorme centro de atracción: el Parque de los Niños. Ubicado justo cuando comienza el Parque Hipólito Yrigoyen –uno de los sitios más bellos de la ciudad, ideal para salir a caminar, correr o simplemente tomar mate debajo de sus frondosos árboles- es sin dudas uno de los espacios para niños más lindo y moderno del país, y la entrada es libre y gratuita, con juegos de todo tipo. La Plaza San Martín  es otro punto ineludible, y si bien puede parecer un espacio verde más, está llena de secretos y cosas por descubrir, como el increíble reloj solar, las esculturas hechas en madera –se destaca el dios del vino, Baco- y por supuesto el imponente monumento al prócer libertador que está ubicada justo en el centro. 
 
Y a pocos kilómetros del centro, se recomienda visitar el Laberinto de Borges, una joya planificada de modo perfecta en la cual se funden naturaleza, amor, literatura e historia. Un rincón de paz para grandes y chicos, ya que cuenta con juegos, laguna y esparcimiento para pasar el día completo, además se puede comer allí mismo. 
 
Parque de la Aventura: a pocos kilómetros de San Rafael, en Las Tinajas, existe este lugar que ya es de culto para los amantes de la adrenalina. Los puentes suspendidos, tirolesas, rappel y otras actividades de aventura son de lo más divertidos.
 
Servicios para todos los públicos: Desde hoteles boutique hasta grandes y cómodos 4 estrellas con todos los 
servicios para los más exigentes. También hay cabañas, apart hotel, hostels, campings, es decir, es variada y 
para todos los bolsillos la propuesta de alojamiento. 
 
Por todo esto y por mucho más, en San Rafael se espera con muchas expectativas  la temporada: "Somos optimistas y sin dudas será un gran invierno", destaca el operador local Jorge Royon, titular de Millanti Viajes, y agrega a modo de consejo respecto de su rubro que “es importante que el visitante se contacte con agencias de viajes habilitadas, ya que muchas veces de eso depende el éxito o el fracaso de las vacaciones". Algunas de las más conocidas son Sierra Pintada y Atuel Excursiones, ambas con buen servicio.