GASTRONOMIA | 11/12/2018

La Noche de los Almacenes es una de las fiestas más populares de Roque Pérez

Compartir |


La Noche de los Almacenes es una de las fiestas más populares de Roque Pérez
La Noche de los Almacenes es una de las fiestas populares más importantes de Roque Pérez, ciudad ubicada a apenas 130 km de la Capital Federal, en el corazón de la pampa bonaerense.

Cada 5 de enero, los viejos almacenes del pueblo abren sus puertas y más de 20.000 personas disfrutan de la excelente gastronomía bonaerense y su música local, representada por payadores, cantores, guitarristas, violinistas y grupos de todo tipo.
 
La noche temprana comienza al atardecer y se extiende hasta la madrugada en los patios de aquellas antiguas pulperías y locales de ramos generales hasta donde llegaba el hombre de campo a comprar sus mercaderías, en la época en que se andaba a caballo y carreta. Aún hoy, en una parada de su trabajo, los paisanos atan sus animales en la entrada para disfrutar un trago mientras vacas, terneros, ovejas y chivitos pastan afuera.
 
Al compás de la música comienzan a girar las empanadas cortadas a cuchillo y se empieza a calentar la fogata del asador con pinchos, esperando a miles de comensales que, ante la variedad, no sólo visitan unlocal sino que circulan hora tras hora por todo el circuito de la Paz Chica y Carlos Beguerie.
 
Don Lalo, René. La Quinta, La Estafeta,La Querencia, Cabaña Don Daniel, El Descanso, el Almacén La Paz Chica y el antiguo Almacén San Francisco, que aún se conserva en adobe como en el 1900, alistan sus tenedores para atender miles de comensales que esa noche de verano buscan no sólo divertirse sino disfrutar de una velada estrictamente campera, con poca luz y mucha imaginación.
 
Algunos de los viejos locales se especializan en cazuelas y picadas, otros suman pastas caseras y fiambres. En ninguno falta la cerveza artesanal o incorporan cordero o lechón además de nuevos platillos para vegetarianos y celíacos –beneficios de la modernidad.
 
En Beguerie, La Perla y Cuartel VI abren sus puertas y revolucionan el pueblo ya que instalan mesas y sillas en jardines y patios aledaños porque todos saben que se sirve uno de los mejores asados al asador de la región.
 
Al fin El restaurante Lo de Juana y la Proveduría el Bañado completan la oferta para esta noche de verano campestre que este año 2019 promete ser un éxito total.
Roque Pérez tiene atractivos todo el año, pero en primavera y verano se disfruta al máximo la vida al aire libre, combinada con una excelente oferta gastronómica.
En el centro de la ciudad la historia convoca hasta el Museo Casa de la Infancia del General Juan Domingo Perón. El Rancho, como lo llaman los lugareños, fue testigo del nacimiento del segundo hijo del Coronel Mario Tomás Perón y su esposa, Juana Sosa, el 7 de octubre de 1893, quien dos años después sería anotado en la ciudad de Lobos ya que en su cuartel no había registro Civil. Ya en su Juventud, Perón sería Presidente de todos los argentinos y modificaría parte de la historia nacional.
 
La otra atracción se reúne el segundo domingo de cada mes en la plaza central de la ciudad y es el Mercado Bien Auténtico, hecho por productores para la comunidad y en el cual no sólo se pueden conseguir artesanías locales sino disfrutar de cocina en vivo, comidas típicas, bebidas artesanales, juegos, murgas, artistas y un amplio sector de Ludoteca para niños además de un show de cierre.
 
En el Circuito La Paz Chica, a 13 km del centro, se puede visitar el Cine Club Colón, construido por Jerónimo Coltrinari por el 1933, en ladrillo a la vista asentados en cal. El edificio no sólo atrae por sus características sino por su ubicación, que lo transforma en el único cine teatro rural de la Provincia de Buenos Aires. Allí se realizaban carreras de sortijas, domas, cuatreras y también casamientos y banquetes. Muchas de esas actividades se mantienen hoy y a ellas se les suman piezas de teatro con artistas locales e invitados,proyección  de cine como el Festival de Cine anual y campeonatos de truco entre otras actividades de fin de semana.
 
Para completar el día, caminar las calles del pueblo es volver a sentir aquellos atardeceres bucólicos de silencio donde uno escapa al sol del mediodía, visita la iglesia tan sencilla y bella, o descubre las viejas casonas de estilo recicladas.
Cada fin de semana del año hay una excusa para visitar Roque Pérez. Si uno desea quedarse a dormir es posible alojarse en sus casas de familia, cabañas o en la bella Estancia La Dulce. Visitarlo  es disfrutar de las sombras de la tupida arboleda o del perfume de los cerezos que florecen al comenzar cada primavera. Cada mediodía de fin de semana es una invitación al placer de la comida de la abuela y cada tarde es el descubrimiento de una vida campera que a los citadinos nos resulta placentero por sus colores y sus silencios.