CULTURA Y TURISMO | 07/11/2018

El Maisky Trío y la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires en el Teatro Colón

Compartir |


El Maisky Trío y la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires en el Teatro Colón
El decimosexto concierto de abono, dirigido por el maestro Enrique Arturo Diemecke, estará dedicado a obras de Beethoven y podrá verse en vivo a través de www.teatrocolon.org.ar.

El jueves 15 de noviembre a las 20:00 horas, la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires realizará su decimosexto concierto de abono en el Teatro Colón.El concierto contará con la dirección del maestro Enrique Arturo Diemecke y la actuación de uno de los grandes violonchelistas de la historia, Mischa Maisky, en trío junto a sus hijos el violinista Sascha y la pianista Lily Maisky. Tres obras de Ludwig van Beethoven (1770-1827) integran el programa: Obertura Coriolano, Op. 62; Triple concierto para violín, violonchelo y piano en Do mayor, Op. 58; y Sinfonía N° 7 en La mayor, Op. 92.
 
La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires obtuvo dos Premios Konex de Platino como la mejor orquesta argentina de las dos últimas décadas, en 1999 y en 2009. En 2015 la Asociación de Críticos Musicales de la Argentina la distinguió con el Premio “Mejor Orquesta Sinfónica Argentina” de 2014, galardón que también obtuvo en 2012.
 
Desde 2007, el maestro mexicano Enrique Arturo Diemecke es Director Artístico de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires. En 2017 fue nombrado Director General Artístico y de Producción del Teatro Colón. Como Director Musical este año realiza su vigésimo novena temporada al frente de la Sinfónica de Flint. Fue Director Artístico de la Ópera de Bellas Artes de México, donde dirigió más de 30 producciones líricas. Condujo algunas de las orquestas más importantes del mundo y fue galardonado con el prestigioso Gran Prix de l'Académie du Disque Lyrique en varias ocasiones.
 
Mischa Maisky se distingue por ser el único chelista en el mundo que estudió con Mstislav Rostropovich y Gregor Piatigorsky. Nacido en Letonia y educado en Rusia, tras su repatriación a Israel, ha tocado en Londres, París, Berlín, Viena, Nueva York, Tokio y en el resto de los principales centros musicales. Este artista reconocido a nivel mundial y que ha trabajado con célebres directores tocará integrando el Maisky Trio, junto a sus hijos el violinista belga Sascha y la pianista francesa Lily. Ambos jóvenes y talentosos músicos han tenido una sólida formación desde muy pequeños y realizan actuaciones como solistas o como integrantes de ensambles de cámara en los más prestigiosos escenarios europeos.
 
Plutarco dice de Coriolano: un despótico general desterrado por el senado romano, que reunió enemigos de Roma y encabezó un ataque contra la ciudad; sólo la súplica de su madre Veturia fue capaz de inspirarle clemencia. El relato fue la base del drama de Shakespeare. También inspiró al austríaco Heinrich Joseph von Collin -cuya obra teatral estuvo en cartel en Viena de 1802 a 1805- y a Beethoven, que compuso la Obertura Coriolano en 1807. En su estreno precedió una reposición de la obra de Collin que organizó el príncipe Lobkowitz, leal mecenas del compositor. 
 
El archiduque Rodolfo de Austria (1788-1831) fue el más importante de los protectores de Beethoven desde 1809 aproximadamente. Durante varios años fue su único alumno regular de piano y de composición. La primera de las quince obras que le dedicó Beethoven es el Triple concierto para violín, violonchelo y piano (1804). El desafío de la composición fue que los instrumentos solistas se escucharan por igual, para lo cual escribió la parte de chelo frecuentemente en el registro agudo, más penetrante, lo que implica mayor virtuosismo para el intérprete que el de las otras dos partes solistas.
 
Las campañas napoleónicas en Austria entre 1810-1814 hicieron mermar el ritmo de producción de Beethoven, ya que afectaron su salud física y mental. Igualmente trató de trabajar de la mejor manera posible. Prueba de ello es que en este período compuso una de sus mejores obras, la Sinfonía Nº 7. Realizó los bocetos en los últimos meses de 1811 y los completó al año siguiente en abril. En 1813 dirigió el estreno en Viena, en un concierto organizado para recaudar fondos para los soldados austríacos y bávaros heridos en la batalla de Hanau.