02/08/2018

El Observatorio Astronómico de Ampimpa en Tucumán

Compartir |


El Observatorio Astronómico de Ampimpa en Tucumán
Enclavado a 2.500 metros sobre el nivel del mar y con una vista privilegiada de los valles de Amaicha y Santa María,se ubica el Observatorio Astronómico de Ampimpa. Es apenas llegar y desandar un camino que evoca la historia del Universo y sus cambios más trascendentales desde la explosión del Big Bang hasta la aparición del Hombre.

 A medida que uno se acerca, divisa a lo lejos el imán del sitio, el observatorio con su reconocible cúpula blanca. Cardones y una bandera argentina flameando completan el límpido y luminoso paisaje de los idílicos valles tucumanos. Su lema es “Una ventana abierta al Universo” y su instalación no es para nada azarosa, ya que aquí en Ampimpa podemos obtener las mejores postales de los cielos diáfanos y sus astros…
 
El Observatorio fue fundado en el año 1985 con motivo de la llegada del famoso Cometa Halley y, paulatinamente, se fue transformando en una institución turística y educativa. En el sitio pueden realizarse observaciones astronómicas, que son obviamente la frutilla del postre para todo aficionado a la materia. No obstante, con el alba las actividades no concluyen. Hace muy poco tiempo, el Observatorio adquirió un instrumento de incalculable valor con el que pueden hacerse observaciones del sol, de sus llamaradas y sus manchas. Esta actividad se integra al Parque Temático Intihuatana, inaugurado a fines del 2016. En él, los visitantes pueden vivir experiencias interactivas con hornos solares, energía solar y eólica, e incluso realizar experimentos que demuestran el modo en que los pueblos antiguos registraban el paso del tiempo.
 
Cuando llegamos al Observatorio nos recibe cálidamente su director, el ingeniero y profesor Alberto Mansilla, quien fundó el sitio, y es un hombre que vive por y para el conocimiento astronómico. Su vocación por esa fascinante materia se nota a leguas de distancia. ¿Y cómo no sentir afición cuando tu lugar en el mundo roza las estrellas y el espacio infinito?
 
El profesor Mansilla nos cuenta que el Observatorio ofrece, sobre todo, visitas didácticas para alumnos, enfatizando el valor del Turismo Educativo en Tucumán, que posee historia y grandes yacimientos arqueológicos. “Durante la época de clases recibimos a chicos de todo el país e incluso del exterior que se quedan con nosotros durante varios días en campamentos científicos. El resto del año, y especialmente en las vacaciones de invierno y verano, el sitio permanece abierto al público para familias o grupos que quieran visitarnos de martes a domingos”.
 
Las visitas educativas están destinadas a todos los niveles: “campamentitos” científicos para los niños en jardín, campamentos para primaria y secundaria, e incluso para formación docente y estudiantes universitarios. Sobre el impacto de la estadía en los adolescentes, Mansilla es categórico: “En general llegan poco convencidos porque los trae el colegio… ¡y luego no se quieren ir! Al no formar parte la Astronomía de la currícula argentina, hay información suelta y los chicos llegan aquí con muchas inquietudes, por lo que las visitas son sumamente ricas. En el equipo contamos con biólogos, arqueólogos y geólogos, con quienes abordamos la multidisciplinariedad de la materia. El observatorio tiene una altísima valoración de los chicos y estimulamos su capacidad intelectual. Les enseñamos a diseñar, construir y lanzar cohetes o a fotografiar manchas solares, cosas que creían que no podían hacer”, revela entusiasmado el profesor.      
 
Junto a Mansilla emprendemos un viaje imaginario por el Observatorio. Nos cuenta que los turistas arriban aproximadamente a las 16.00 y se alojan en los dormis con los que cuenta el lugar. “Desde las 17.00 recorren el sendero ‘Del Big Bang al Hombre’ donde aprenden sobre el origen del Universo, la formación de nuestro sistema solar, el origen de la Tierra y la aparición de la vida hasta llegar al Hombre. Luego, comienza una charla a cielo abierto en la que les explicamos qué cielo tenemos hoy y qué estrellas, planetas y satélites se pueden observar. A las 20.30 se abre la cúpula y comienzan las observaciones matizadas siempre con charlas y curiosidades de los chicos. Cerca de las 23.00 se van a descansar un poco y quienes quieran pueden despertarse a las 4.00 o 5.00 cuando empiezan a aparecer nuevas constelaciones en el cielo. También podemos ver la salida del sol y realizar observaciones de su superficie y sus llamaradas. El programa concluye a las 10.00 con el desayuno”, detalla.
 
¿Por qué Ampimpa? La pregunta brota casi instintivamente. “Porque dentro del territorio de Tucumán, Ampimpa es la mejor ventana astronómica que tenemos”, responde tajante. Aquí, las condiciones climáticas y geomorfológicas hacen que se tenga mucha transparencia en el cielo y pocas noches nubladas. Además, el sitio debe estar a más de 2.000 metros de altura. “Ampimpa está a 2.500, por lo que la calidad de las observaciones es excelente. Instalar un observatorio es muy costoso y debe aprovecharse al máximo”, manifiesta Mansilla. 
 
Si bien en Ampimpa las condiciones climáticas propicias se extienden de marzo a noviembre, el profesor recomienda venir al observatorio durante el invierno. “El invierno es la mejor época. Los mejores cielos se ven en esa estación, por lo que al observatorio hay que venir abrigado. También hay que tener en cuenta la posición de los astros que va cambiando a lo largo de los días, las semanas y los meses. Si vienen un día sin luna o lejano a la luna llena, tendrán una experiencia asombrosa”, explica con su vocación docente.
 
Con más de treinta años de actividad, el Observatorio Astronómico de Ampimpa capturó una gran diversidad de fenómenos extraordinarios para la Humanidad.  Entre ellos, obtuvo una de las primeras fotografías del Cometa Halley tomadas desde Argentina, el 17 de noviembre de 1985. “Vivimos numerosas experiencias muy interesantes. El impacto del Cometa Shoemaker Levy 9 en Júpiter, una lluvia de estrellas fugaces de Leónidas y muchos eclipses totales de luna”, enumera. 
 
Nos gana la curiosidad por saber cuáles fueron los interrogantes más llamativos que este profesor cautivado por los astros debió responder a lo largo de sus tres décadas como director de la institución. “Las preguntas habituales suelen tener que ver con los agujeros negros, el Big Bang, el origen del universo o si alguna vez vimos un ovni”, inicia Mansilla con una sonrisa.
 
Luego, entre las innumerables anécdotas acumuladas en su generosa memoria, el profesor distingue una que realmente lo asombró. “En un campamentito infantil los niños dibujaron lo que habían visto en el cielo y, comparando los dibujos, descubrimos que eran un fiel reflejo de los que había hecho Galileo hace 400 años cuando observó Júpiter por primera vez. Fue muy impactante y demuestra que la ciencia no es exclusiva de los niveles universitarios, sino que debe iniciar con la más temprana edad. Entre los chicos que vinieron al campamento ya tenemos algunos recibidos de astrónomos o jóvenes que eligieron carreras científicas motivados por nosotros, que les dimos el primer empujón”, cierra orgulloso.
 
Horarios y precios de las visitas 
El Observatorio Astronómico de Ampimpa abre de martes a domingos y ofrece atención al público de 9.00 a 20.00 horas.
 
Observaciones nocturnas de 18.00 a 23.00
Se realizan observaciones desde las 18.00 hasta las 23.00 y se ofrece una charla a cielo abierto.