NUMEROS QUE NO CIERRAN | 08/07/2013

Alarmante situación en la hotelería porteña expuesta por expresidentes de la AHRCC

Compartir |


Narciso Muñiz, Germán Pérez y Ricardo Boente, integraron una preocupante mesa de debate en la que expusieron los graves problemas por la que atraviesa la hotelería en Buenos Aires.  A la caída del turismo receptivo se suman desmesurados cargos por derechos autorales, altas tasas de ABL e Ingresos Brutos, en un contexto de alta inflación, minando cualquier atisbo de desarrollo turístico.


El debate se desarrolló en la emisión de este domingo del programa Destino Buenos Aires que presenta la AHRCC (Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés) y que conduce Oscar patiño en la señal Metro de Televisión.  Se trata de tres expresidentes de la entidad que son referentes importantes de la actividad, empresarios de larga trayectoria y que han sabido sortear varios malos momentos de la actividad, pero nunca, señalan, como el actual.

Las luces de alerta se encendieron hace tiempo, pero el nivel de gravedad golpeó con fuerza al constatarse el cierre de diversos establecimientos hoteleros.  Los empresarios pusieron de relieve que si construir un hotel es muy complejo, mucho más difícil discontinuar operaciones totalmente.  Los motivos son muchos y variados, partiendo de la pertinaz caída del turismo receptivo, fundamentalmente del mercado brasileño, como la llegada de múltiples tasas de derechos autorales.  Para dar un ejemplo concreto, se afimó que para pagar este rubro provenientes del simple hecho de tener un televisor en cada habitación, es necesario un día entero de recaudación cada mes.  También se consideró que no existieron criterios adecuados para la habilitación de nuevos hoteles, registrando un desequilibrio en la evolución del mercado en consonancia a la categorización.  Ni, que hablar de los efectos negativos de los establecimientos surgidos de inversiones inmobiliarias volcadas al mercado en modo informal.

Los empresarios también consideraron insostenibles las tasas por ABL (Alumbrado, barrido y limpieza) y las de Ingresos Brutos, que distan de alentar el desarrollo de una actividad que es vital en el recurso económico de la Ciudad de Buenos Aires.  No es suficiente la argumentación oficial, sobre las misiones de carácter promocional, afirmaron los directivos.

El resultado de este mal momento no solo se refleja en el cierre de establecimientos, sino que en los últimos tiempos se han perdido unos 4.000 puestos de trabajo.  Concluyendo los empresarios solicitaron ser escuchados en sus reclamos antes a fin de evitar males mayores ante un horizonte sombrio.