Diario Digital de Negocios en Turismo
13/07/2017

El Museo Subacuático de Arte de Cancún es una atracción turística única en el mundo

Compartir |


El huracán Wilma hizo que el futuro de la vida marina en Cancún e Isla Mujeres se viera amenazado, hasta que, en 2009, el museo subacuático de arte contemporáneo más grande en su tipo fue creado en las aguas del Caribe Mexicano.

Este proyecto fue fundado por el entonces Presidente de Asociados Náuticos de Cancún, el Maestro Roberto Díaz Abraham y el Doctor Jaime González Cano, Director del Parque Nacional Costa Occidental Isla Mujeres, Punta Cancún, Punta Nizuc.
 
Para comenzar con la creación de piezas para el museo, se contrató al artista británico Jason deCaires Taylor. Hoy, MUSA cuenta con más de 500 esculturas sumergidas de manera permanente, lo cual lo convierte en el museo submarino de arte más atractivo del Mundo.
 
El museo será un día un gran ecosistema artificial con diferentes tipos de peces y vida marina.
Combinando sus habilidades como fotógrafo, conservacionista e instructor de buceo se las arregló para crear magníficas instalaciones de vida bajo el agua.
 
Esta colección asombrosa de esculturas estimula el crecimiento de los corales y la vida marina. La peculiaridad de su trabajo es que cambia con el tiempo, pues es afectado por el medio ambiente.
La sinergia de la creación y la naturaleza le da un encanto especial a estas esculturas, ya que estos cambios serían imposibles de hacer de manera artificial. Mientras el tiempo avanza, las esculturas cambian y evolucionan en formaciones espectaculares.
 
Este museo busca demostrar la coexistencia entre el arte y las ciencias ambientales, ya que con el paso del tiempo, la vida marina encuentra refugio en estas piezas. La generación de esta vida, convierte a las piezas del museo en un conjunto de arrecifes artificiales. Las esculturas se fijan al fondo del mar y están hechas de un concreto marino especial que facilita la creación de corales en su superficie. El total de la colección ocupa un área de más de 420 metros cuadrados y pesa más de 200 toneladas.
 
Las esculturas son de hormigón marino con pH neutro y Taylor prevé que sus trabajos cambien y se conviertan en arrecifes artificiales, pues algunos corales están plantados en y alrededor de las esculturas.
 
En Punta Nizuc se pueden ver obras de Taylor sorprendentes como la Resurrección, Hombre Santo, Rescate, Vena Hombre, La última Cena, Vacío, No hay vuelta atrás, El hablante, El oyente, Inercia , La herencia y El jardinero.
 
En Manchones se puede ver El sueño del Colector, Antropoceno, La Evolución Silenciosa (450 esculturas), Man on Fire, Urban Reef y Time Bomb.
 
Además de las obras de Taylor, se pueden ver muchas otras piezas magníficas de cinco escultores mexicanos.
 
También hay una de tamaño natural, de ocho toneladas de cemento y se trata de una réplica de un Volkswagen Beetle, que es una de las maravillosas obras de Jason DeCaires.
 
Si te encuentras en Cancún y practicas el buceo o snorkel, el Museo Subacuático es sin duda una parada obligatoria en las vacaciones.
 
La visita en barco por el cristalino mar permitirá ser testigo de una magnífica vista en caso de que no guste mucho el mar.