Diario Digital de Negocios en Turismo
COLUMNISTA ALEJANDRO LARA | 03/03/2017

Las fuertes cargas impositivas que impiden el desarrollo del turismo argentino

Compartir |


Todos los años podemos ser testigos –o víctimas- de los precios tanto en hotelería como en gastronomía en los principales destinos turísticos de nuestro país. Los motivos históricamente tienen que ver con el aprovechamiento de los comerciantes y la falta de visión estratégica.

Pero también los fuertes impuestos que deben pagar hoteleros y gastronómicos, por citar algunos de los sectores involucrados, hacen que los altos precios de los servicios lleven al turista a elegir un destino extranjero.

De esta forma, vemos una gran masa de argentinos que prefieren destinos extranjeros, principalmente de nuestros vecinos Brasil, Chile y Uruguay, entusiasmados por los importes comparativamente bajos o en el peor de los casos iguales a los excesivamente caros de Argentina.

Si bien el tipo de cambio es determinante al momento de elegir dónde pasar las vacaciones, también lo son las acertadas políticas de incentivo al turismo tendientes a impulsar a la actividad. 

Tomemos por ejemplo a Uruguay: Las autoridades orientales implementan desde hace varios años un conjunto de beneficios monetarios destinados a los turistas extranjeros que decidieron visitar esas tierras durante el verano, medidas que se extienden hasta abril de 2017.

Entre los beneficios se destacan la devolución del IVA sobre servicios turísticos, siempre que fueran abonados mediante tarjetas de débito o crédito emitidas en el exterior. Entre los servicios comprendidos figuran los gastronómicos, los de catering para fiestas o eventos o alquiler de autos sin chofer.

Asimismo, el turista extranjero recibe la devolución del 10.5% del precio del alquiler de inmuebles con fines turísticos a arrendatarios que sean no residentes, siempre que el alquiler se realice en inmobiliarias registradas y el medio de pago fuera tarjeta emitida en el exterior.

Tax Free para compras de productos en el régimen, realizadas en comercios adheridos e IVA cero en hoteles.

En cuanto al sistema de transporte, los peajes se pueden pagar en dólares o pesos argentinos. La nafta posee un descuento del 24% con pago con tarjetas en un radio de 20km alrededor de los principales focos turísticos.

¿Por qué no ser competitivos de entrada? Con precios accesibles y razonables el flujo de turistas será mayor. Pero para alcanzar esas metas, es necesario que el Estado apoye al actor privado y que éste realice un cambio de cultura comercial, donde prime la lógica del volumen por sobre  la rentabilidad inmediata.

En ese camino, el Gobierno desde el 2 de enero pasado, reintegra a los turistas extranjeros el IVA por alojamiento. Esta medida alcanza a los servicios de alojamiento y desayuno, si este estuviera incluido en el precio del hospedaje, y otros servicios que el huésped tome en el hotel deben ser facturados en forma separada con comprobantes tipo “A” o “B”.

“El Gobierno nacional escuchó un planteo que el sector turístico manifestó en los últimos quince años. El reintegro del IVA por alojamiento a los visitantes extranjeros ya es un hecho, tras una década y media de postergaciones”, señaló el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos.

Por el contrario, el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en sus primeras medias eliminó el reintegro del 5 por ciento sobre un tope de compra de mil pesos para las transacciones realizadas con tarjeta de débito. Esta eliminación va en contra de lo que viene fomentando el Gobierno en lo que respecta a bancarización.

Según el economista Ariel Selton, en una entrevista realizada por Ambito.com, “esto hace desaparecer un incentivo clave para que los consumidores exijan factura y que la AFIP tenga trazabilidad de las compras, fomenta menor blanqueo de la economía y por lo tanto hace que baje el monto a recaudar de IVA…puede generar menor recaudación global de impuestos, profundizando el déficit fiscal y no ayudando a reducirlo, como se cree".

Otra forma de incentivar el turismo interno y externo y de dinamizar a través de la competencia el sistema de transporte de cabotaje, es la inminente entrada al mercado de las compañías aéreas de bajo costo (low cost), siempre y cuando las adjudicaciones sean transparentes, el servicio seguro y de calidad y los precios sean realmente de bajo costo, tanto para argentinos como para extranjeros.

El sector gastronómico, uno de los eslabones más importantes en la cadena de valor turística, no posee hasta el momento de ningún incentivo por parte del Estado. Realidad que hace que los precios de los menús no sean realmente competitivos.

 Por ejemplo, las cargas impositivas en hotelería y gastronomía se duplicaron en los últimos trece años en el país y constituyen un 40% de la tarifa, lo cual afecta seriamente a estos sectores del turismo, en especial cuando se trata de competir con destinos del exterior, según un estudio difundido por FEHGRA.

"La pérdida de rentabilidad en el sector hotelero y gastronómico en los últimos 13 años ha sido importantísima: en 2002 era del 22% y ahora es del 40%. Del 60% restante, hay que deducir el costo de la mercadería, los sueldos y los servicios de luz, gas, agua, etcétera.", explicó Rafael Miranda, miembro del Comité Ejecutivo de FEHGRA y responsable de su Departamento Tributario.

"Si se estableciera algo similar a las medidas de beneficios al turista extranjero que se llevan a cabo en Uruguay y hubiera descuentos del IVA con tarjeta, nuestros hoteles y restaurantes estarían llenos de gente y los gastos estarían totalmente blanqueados", concluyó.

Sin embargo, el Gobierno de Mendoza comenzó a bajar progresivamente los impuestos, con el objeto de dinamizar la economía provincial en especial a los sectores relacionados con la actividad turística.

De esta forma los empresarios empezaron a mostrar su apoyo, como la Federación Económica de Mendoza (FEM) y la Asociación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos y Afines de Mendoza (AEHGA).

En un comunicado, la FEM expresó "su apoyo al "Programa plurianual de reducción de alícuotas del impuesto sobre los ingresos brutos" incluido en el Proyecto de Ley Impositiva 2017 presentado por el Poder Ejecutivo Provincial".

"Entendemos que este programa va en línea con lo reclamado por nuestra entidad durante años, ya que apunta orientada a reducir el peso de tributos que resultan distorsivos para las actividades que se desarrollan en Mendoza".

"Creemos que la implementación y eventual continuación de este programa favorecerá la situación de las empresas locales, así como la instalación de nuevos emprendimientos y la realización de proyectos que generen empleo, fomentando la iniciativa privada y movilizando los recursos disponibles".

Por su parte, desde AEHGA creen “que el compromiso conjunto tanto del sector público como privado es necesario para facilitar la implementación y ampliación de este programa y así mejorar las condiciones económicas de los actores involucrados. El esfuerzo compartido potenciará la cadena de valor, la adquisición de nuevas capacidades y el aumento de la competitividad local, así como también el surgimiento de nuevos puestos de trabajo y el desarrollo de la provincia".

El futuro parece ser promisorio, el desafío por parte de los gobiernos provinciales y Nacional es establecer reglas de juego justas para todos. Tanto para grandes empresas como para PyMes y que los beneficios lleguen a todos los actores intervinientes de la actividad turística. Y al “ciudadano de a pie”. 

alejandrolara.net